Saltar al contenido
deColecciones

Tienda online de artículos de colección

deColecciones es la web que te ayuda a conseguir piezas y continuar ampliando tu colección o donde puedes iniciar la siguiente.

Coleccionar objetos como tal ha existido desde que el hombre aprecio y valoro la belleza de un objeto y le dio un significado sensitivo. Se trata de una actividad que consiste en reunir, seleccionar y conservar un objeto.

El Coleccionismo no es un simple pasatiempos, es más que un mero hobby, es una pasión hacia un objeto deseado que puede llagar a mostrar parte de nuestra personalidad y descubre nuestras preferencias en la vida. Coleccionar nos permite revivir episodios de nuestra existencia que nos marcaron, nos trasladan a otros tiempos, nos permiten viajar emocionalmente y recrearnos.
El coleccionista puede dedicar gran parte de su existencia a reunir, seleccionar y conservar un objeto por encima de su función primaria y el valor original, por el placer de poseer algo singular, deseado y codiciado.

«Los coleccionistas se crean un mundo. Se crean un pequeño mundo, eligen ciertos símbolos del mundo real y los convierten en habitantes de su mundo particular.«
Las Marismas (2000), Arnaldur Indridason

Todo es coleccionable.

Estamos rodeados de millones de objetos diariamente que pueden convertirse en piezas de una colección. Conseguir la recopilación del objeto ansiado puede resultar altamente placentero, y esto se debe a la condición del ser humano como buscador y recolector que es propio del ser humano.

El Coleccionismo puede ser muy diverso, casi tanto como personas en el mundo, pero hay algunos temas muy populares en el Coleccionismo que han creado un intercambio, un comercio a escala mundial. Algunos de los más extendidos:

  • Coleccionismo de libros.
  • Coleccionismo de comics.
  • Coleccionismo de monedas.
  • Coleccionismo de muñecas.
  • Coleccionismo de cromos.
  • Coleccionismo de calendarios de bolsillo.
  • Coleccionismo de postales.
  • Coleccionismo de todo lo relacionado con la cerveza.
  • Coleccionismo de conchas de moluscos.
  • Coleccionismo de sellos, sobres y otros documentos postales.
  • Coleccionismo de recortes de periódicos u otras publicaciones impresas.
  • Coleccionismo de cajas de fósforos (cerillas).
  • Coleccionismo de sobres de azúcar.
  • Coleccionismo de décimos y series de lotería nacional.
  • Coleccionismo de billetes.
  • Coleccionismo de figurillas de lechuzas y búhos.
  • Coleccionismo de anillas de puros.
  • Coleccionismo de acciones bancarias.
  • Coleccionismo de boletos de diferentes tipos de sistemas de transporte (autobús, tren, tranvía, metro, Metrobús, trolebús)
  • Coleccionismo de antigüedades.
  • Coleccionismo de armas (de fuego, blancas, defensivas, no letales, etc.).
  • Coleccionismo de arte (pintura, grabado, escultura, fotografía, etc.).
  • Coleccionismo de artículos promocionales (como por ejemplo figuras navideñas de Coca-Cola).
  • Coleccionismo de autógrafos.
  • Coleccionismo de autos a escala.
  • Coleccionismo de barajas de naipes.
  • Coleccionismo de boletas electorales.
  • Coleccionismo de bolígrafos y lápices publicitarios.
  • Coleccionismo de botellas (con o sin licor).
  • Coleccionismo de cajas de pájaro cantor autómata.
  • Coleccionismo de calculadoras.
  • Coleccionismo de cámaras fotográficas.
  • Coleccionismo de camisetas deportivas (como por ejemplo de fútbol, baloncesto, o rugby).
  • Coleccionismo de cartas coleccionables.
  • Coleccionismo de controles remoto.
  • Coleccionismo de corchos de vino.
  • Coleccionismo de periódicos u otras publicaciones impresas.
  • Coleccionismo de dedales.
  • Coleccionismo de diplomas.
  • Coleccionismo de discos de vinilo.
  • Coleccionismo de dominós.
  • Coleccionismo de Edificios Souvenir.
  • Coleccionismo de encendedores de gas o de mecha.
  • Coleccionismo de envases para medicina.
  • Coleccionismo de espejos.
  • Coleccionismo de etiquetas de bebidas alcohólicas.
  • Coleccionismo de fotografías.
  • Coleccionismo de gorras.
  • Coleccionismo de imanes para refrigerador.
  • Coleccionismo de juguetes.
  • Coleccionismo de latas de refresco o cerveza.
  • Coleccionismo de llaveros.
  • Coleccionismo de mapas.
  • Coleccionismo de marcapáginas.
  • Coleccionismo de militaría.
  • Coleccionismo de minerales.
  • Coleccionismo de miniaturas.
  • Coleccionismo de miniaturas de licor.
  • Coleccionismo de miniaturas de metal (como por ejemplo soldados de plomo).
  • Coleccionismo de mochilas.
  • Coleccionismo de soldados de plástico.
  • Coleccionismo de objetos de la minería (focos, autorescatadores, metanómetros, mascarillas, figuras decorativas).
  • Coleccionismo de parches de escultismo.
  • Coleccionismo de pegatinas.
  • Coleccionismo de películas.
  • Coleccionismo de perfumes.
  • Coleccionismo de chapitas (pins).
  • Coleccionismo de placas y carteles de compañías.
  • Coleccionismo de platos decorativos.
  • Coleccionismo de proreplicas.
  • Coleccionismo de posavasos.
  • Coleccionismo de radios antiguas.
  • Coleccionismo de relojes.
  • Coleccionismo de series de tv.
  • Coleccionismo de tapones corona.
  • Coleccionismo de tarjetas telefónicas.
  • Coleccionismo de tazas (como por ejemplo de café o porcelana china).
  • Coleccionismo de tazos.
  • Coleccionismo de teléfonos.
  • Coleccionismo de trofeos.
  • Coleccionismo de vasos o jarras decoradas de cervezas o refrescos.
  • Coleccionismo de vehículos (coches, motos, bicicletas, etc.).
  • Coleccionismo de videojuegos o videoconsolas.
  • Coleccionismo de zapatos.

Historia del Coleccionismo.

Las primeras colecciones, aparecen durante la Prehistoria y están ligadas a valores divinos, sobrehumanos.

El sentido mágico-religioso de las primeras colecciones

En muchas culturas, aparecen piezas en torno a las tumbas de sus antepasados.
En Egipto, enterraban a sus muertos junto a una amplia gama de piezas. En las sepulturas de la clase humilde de la sociedad egipcia aparecen utensilios cotidianos, mientras que en las clases altas se acompañaban de obras de arte, joyas y objetos naturales. En el antiguo Egipto, la figura sagrada del faraón y su carácter divino llevó a crear importantes colecciones de pintura y esculturas que venían a inmortalizar la grandeza del monarca.

En la antigua Grecia origina el proceso de inventario del objeto, debido a la preocupación de posibles pérdidas o robos y para llevar un control de las piezas. En estos primeros inventarios, se señalaba: el nombre del objeto, la materia con que se realizó, el peso, características especiales, el nombre del Dios al cual se había hecho la ofrenda, fecha, nombre y nacionalidad del donante.
Los griegos coleccionaron una gran cantidad de piezas contemporáneas tanto en las colecciones de carácter político como religioso.

En Roma el Coleccionismo fue muy similar al griego, pero mientras que en Grecia coleccionaban sus propias producciones, los romanos preferían las obras de arte de la antigua Grecia. La adquisición de obras griegas para los romanos implicaba prestigio, ligado al poder y la riqueza.
Los botines de guerra, supuso otro proceder para Coleccionismo en Roma.

Con la caída del Imperio Romano y el desarrollo del cristianismo, supusieron cambios en significado de los objetos ya que, para los cristianos, los objetos de las antiguas civilizaciones eran considerados como tesoros a los que posteriormente se les otorgaba un destino y un significado de carácter religioso. las primeras recopilaciones de tesoros conocidos fueron reunidas durante Las Cruzadas, y los botines adquiridos en las mismas. Gracias al acopio que realizaron han llegado hasta nosotros la mayor parte los objetos bizantinos y los más antiguos tejidos de Oriente.

Hay que señalar, que la acumulación de riquezas cerca de un santuario, no sólo se encuentra en el cristianismo, también se da en la era antigua del islam, China y Japón.

Durante el Renacimiento El Coleccionismo sufrió importantes cambios como: La secularización de las colecciones. Extensión del Coleccionismo a otras clases sociales o nuevas formas de exposición y almacenamiento. Pero lo verdaderamente destacable de la época, fueron las colecciones de las grandes familias burguesas.

Ya en el siglo XVI y principios del XVII, en Centroeuropa va a ser la monarquía la gran coleccionista de la época. Surgen las llamadas “cámaras artísticas”. Estas obras se destinaban solamente al disfrute del monarca. Los cuadros estaban tapados por una cortina, que era retirada, únicamente, para su propia contemplación.

 En España con Felipe II el Coleccionismo va a tomar un fuerte auge. Las colecciones eran muy diversas, formadas por miniaturas, pequeños objetos, caprichos, armas, cuadros y libros.  Con el desarrollo de la ciencia, la industria y el pensamiento, las colecciones comenzaron a ser públicas, formándose instituciones cuya principal función era la de mostrar los objetos del pasado histórico a la sociedad.
Desde mediados del siglo XVIII existe un gusto en toda Europa por el Coleccionismo de productos naturales, de ahí que comienzan a formarse museos privados de ciencias naturales. En España, no ajena a los gustos del siglo, se cultiva el Coleccionismo científico, sobre todo, durante la época de la monarquía ilustrada.

Con la Ilustración se asiste al nacimiento de los grandes museos nacionales, que representaban un símbolo de identidad cultural. Surgen otros museos como los industriales, tecnológicos, de arquitectura, y artes aplicadas. La nueva clase burguesa y adinerada es la que crea importantes colecciones. En ellas se mezcla el interés por el arte y el placer coleccionista, con el afán de invertir e incluso de especular.
No se guiarán por el patrón establecido, en épocas anteriores, por la Monarquía o la Iglesia. Serán colecciones de obras de arte o de cualquier otro objeto que le resulte interesante.

Con el capitalismo se produce una explosión por las colecciones de cualquier ámbito y en todas las capas sociales. Gracias a las nuevas tecnologías y el aporte de estas el coleccionista puede encontrar, seleccionar, intercambiar y conservar sus colecciones sin apenas moverse de casa.
El coleccionista venera sus piezas, disfruta de ellas, le genera un gran placer adquirirlas y anhela aumentar su colección con piezas nuevas. El Coleccionismo, es como la historia material de la humanidad, de sus distintas épocas, de las vivencias de estas.